BIOCONSULTORIO     /     ASTROCONSULTORIO
Inicio
BIODECODIFICACIÓN
ASTROLOGÍA
TERAPIA FLORAL
Consultas
Novedades
¿Quién soy?
Enlaces
Facebook
Contacto



Responsable:
Javier Aragone


 
Volver Volver
Material de Interés > Astrología
 
VENUS EN CASA 12 - Interpretando la Carta Natal
INTRODUCCIÓN

        El siguiente artículo es una mínima muestra del conocimiento e información que la carta natal le puede dar.  Corresponde a la posición del planeta Venus, en un sector determinado de la carta natal, que se llama la “casa 12” en lenguaje astrológico.
        La casa 12 abarca diversas temáticas, pero en este texto solo vamos a referirnos a su significación interior, personal y sicológica (esta casa asimismo se refiere a las largas enfermedades, las pruebas negativas en cuanto a hechos concretos, el auto y sus peripecias, etc), para que pueda tener una idea cabal de lo que la astrología -a través de la carta natal en este caso- le puede brindar.  De la sutileza, profundidad y medios que este conocimiento le proporciona, para que pueda acceder a sus mejores posibilidades de plenitud y fortuna en el más amplio sentido de la palabra.
        Este emplazamiento planetario solo lo tienen aquellas personas que hayan nacido en un determinado emplazamiento horario y en una determinada fecha.  Es un emplazamiento absolutamente personal e individual que solo el cálculo de la carta natal individual puede determinar.
        Pero de todas maneras su lectura puede darle una idea del tipo de material que puede encontrar al hacerse un estudio, al consultar a un astrólogo competente.
        Le invitamos pues a adentrarse de visita en las complejidades de esta casa 12.  Pero antes un último aviso:  no es apto para ansiosos, ni simplistas.  A ver si se anima.

         Si tiene interés en textos de interpretación en profundidad de planetas en esta o cualquier otra casa de la carta natal, póngase en contacto conmigo, en el botón SERVICIOS - CONTACTO



VENUS EN CASA XII

LAS PRUEBAS
    Desde el punto de vista de la astrología adivinatoria más tradicional, bajo el concepto general de "pruebas" se entienden situaciones ineludibles a la par que penosas por las que inexorablemente en ciertos momentos se pasa, las tareas forzosas, las vicisitudes inevitables mas no precisamente felices, las obligaciones, las cargas, el tipo de "cruces" con las que debemos ﷓o nos imponen﷓ cargar, los trabajos obligados, los encierros simbólicos o literales, las traiciones, "los enemigos ocultos", y toda una gama de desgracias que un destino aparentemente aciago nos impone padecer y sufrir.
    Mucho de verdad hay en este enfoque tradicional, pero se vuelve insoslayable sondear los resortes sicológicos que se esconden tras esas iniciales dificultades.  Nos moveremos en un ámbito resbaladizo, plagado de ambivalencias, reino casi total del inconciente, y más elusivo, sutil a la vez que profundo, que otros aspectos de la carta natal.

EL ORIGEN DE LAS PRUEBAS ESTA EN EL PASADO.
    En su pasado experimentó vicisitudes (sean de acción concreta, como por omisión) que le traumatizaron, le hirieron, le dolieron profundamente, y constituyen puntos suyos muy sensibles, vulnerables, que le movilizan intensamente; por eso mismo trata de olvidarlos, obviarlos, restarles importancia, hacer que no cuenten, o que ni siquiera existen ni sucedieron.  Es un mecanismo de defensa común y natural que todos tenemos, pero sus efectos son con el tiempo devastadores.
    Antes de seguir adelante queremos explicitar que por pasado se entiende las tempranas experiencias de la vida, especialmente aquello acontecido en los primeros años, aunque en algunas personas puede esa época tan marcante extenderse hasta aproximadamente los 13 años de edad.  Mas insistimos, lo más frecuente es que ocurran en los primeros años, en los contactos primarios que tuvimos con el mundo, las vivencias familiares iniciales.  Inclusive en muchos casos se refiere este pasado a lo acontecido durante la vida fetal, las experiencias que en esa época tuvo su madre y no obstante a Ud le afectaron muy profundamente.
    Desde un punto más esotérico ese pasado es más antiguo aún, y se refiere a puntos neurálgicos de vidas anteriores, difíciles, que durante esta vida debe necesaria y obligadamente enfrentar para saldar esas deudas, superar esas dificultades que quedaron pendientes, y poder seguir su camino evolutivo una vez aprendidas esas lecciones; lecciones a su vez en modo alguno gratuitas ni ciegas, ya que seguramente son la lógica consecuencia de muy pretéritos errores.

EL PODER DE LO OCULTO.
    Por otro lado esas vivencias traumáticas, puntos dolorosamente sensibles, eso que tanto nos hizo sufrir, que fue tan abrumador, invasor y por diversas causas difícil, tienden a ser ocultados; ocultados de muy diferentes maneras.
    Son cualidades, energías, pautas, vivencias, etc, que se ocultan de la vista de los demás justamente por ser puntos sobre los cuales Ud es particularmente sensible al rechazo, la crítica, la censura, u otra cualquier forma de ser herido.  Por tanto únicamente salen a luz en la confianza de la intimidad, en la seguridad de una relación muy estrecha, en la soledad.
    Mas también son cualidades, energías, pautas, vivencias, etc que Ud mismo se las oculta; es decir, las censura, las reprime, las niega, las elude, las juzga irrelevantes, una debilidad, una fuente de sufrimiento, algo malo, y por lo que puede ser rechazado, u otras posturas semejantes.  Entonces todo eso pasa al inconciente.  Mas no por ser inconcientes dejan de existir, sino todo lo contrario!  Esas energías se enquistan, van creciendo sin darse uno cuenta, y terminan por irrumpir en la propia vida de una manera compulsiva, negativa, destructiva, muy primaria por no haber sido tratadas.  Son los "enemigos ocultos" que yacen en el propio interior, partes de sí que le boicotean.
    Como además "lo parecido atrae lo parecido", eso que ha sido enterrado en el inconciente finalmente atrae situaciones y personas que de manera forzosa e ineludible debe tratar con ellas, encarnando paradójicamente esas mismas cualidades que Ud detesta, rechaza, o no quiere enfrentar.

LO OCULTO PUEDE SER POSITIVO.
    Cuando de manera progresiva y paulatina se van enfrentando esos demonios o fantasmas internos; esas debilidades, traumas, puntos vulnerables y dolorosos, oscuros y sombríos, se los va pudiendo en una primera etapa sentir, reconocerlos; luego asumirlos, aceptarlos.  Con conciencia, con una actitud más madura desde su ser más profundo y auténtico; con verdadero amor hacia esas partes inicialmente difíciles pero que también son partes de uno mismo.  Entonces podrán ir siendo integradas a la personalidad total, estará en vías de ser un individuo en el sentido genuino de "in﷓diviso" (no dividido), un ser más pleno, con más energía total y capacidad para la felicidad.  Sí, es posible, pero el camino es difícil porque surgirán en ese sendero de crecimiento estadios incómodos, de sufrimiento, de algún modo dolorosos.  Mas es necesario llegar hasta ese núcleo penoso para trascenderlo, para descubrir lo positivo que encubre, y que a su vez anhela ser revelado, salir a la luz!  Es entonces cuando esos "enemigos ocultos" dejan de serlo y se convierten en sus aliados, en sus "fuerzas ocultas".
    En algunos casos estos planetas (energías) parecen permanecer latentes, inactivos, hasta que se le presenten situaciones apremiantes, de crisis, de dificultad, de prueba; entonces surgen estos "nuevos" recursos, estas fuerzas ocultas que salen a luz cuando las vicisitudes existenciales las vuelven necesarias.
    También las llamamos fuerzas ocultas porque son actividades que se realizan detrás del escenario, cualidades que surgen con comodidad en la soledad, el aislamiento, cuando uno se siente a salvo de la atención pública, en la intimidad, con los pocos seres que son más allegados.

UN SENTIDO MAS TRASCENDENTE Y POSITIVO.
     Estas energías tan especiales por la sensibilidad particular con que personalmente las experimenta, pueden tomar, cuando se evoluciona, otras modalidades.  Por un lado esos puntos vulnerables que Ud experimentó en carne propia, le permiten empatizar fácilmente con otras personas que pasan por situaciones similares.  Y por ende, colaborar en algún modo para aliviarles.  Así que puede canalizarse positivamente en algún tipo de ayuda a los demás, servicios, cuidados a enfermos, a quienes le necesiten.
    Asimismo pudiera sentir que esas cualidades internas, las energías indicadas por el planeta en cuestión, deben tener una más amplia y extensa aplicación, como si debiera volcarlas más impersonalmente a un grupo, colectividad o los demás, que a una persona en particular.
    En un grado de mayor sutileza, esas mismas energías se refinan aún más y hacen de especial puente para vincularse con lo trascendente, experimentar lo transpersonal y vivenciar lo espiritual.
    Por otro lado ese riquísimo mundo interior de imágenes que posee pueden en algunos casos alimentar cualquier tipo de expresión artística o creativa; como si la inspiración creadora estuviera enraizada en la sublimación de sus padecimientos.

LA AFECTIVIDAD TRAUMATIZADA.
    Veremos enseguida los distintos aspectos que el planeta focalizado en este capítulo, habría afectado.  Lo primero de todo es la afectividad; y por tal entiéndase el amor, el cariño, la ternura, la calidez, los sentimientos, los afectos en un sentido de dar y recibir, de considerar con empatía al otro, y a Ud mismo.  Pues en su caso el amor que precisaba brilló por su ausencia; y si lo tuvo fue adversa esa vivencia, sea por no haberlo recibido en la cantidad que necesitaba, por recibirlo distorsionado, con marcadas condiciones que debía cumplir cual requisitos, u otras formas de amor negativo que pudo experimentar.  Incluyendo la situación de que Ud debía dar afecto, y no esperar recibirlo.
    En cualquier caso el resultado es un vacío afectivo que nunca parece llenarse satisfactoriamente, porque esas tempranas vivencias le hacen sentir en el fondo indigno de amor, no merecedor del afecto, de alguna manera culpable.  Sino es que sus (los) afectos fueron inicialmente sentidos como fuente de sufrimiento, dadores de desgracia, decepción, hasta la falsedad y el engaño.  El amor fue asimismo vivenciado como algo ambiguo, prometedor, hechicero, mágico, pero que terminaba en un abandono, una promesa incumplida, un padecimiento.
    Por el otro lado sus propias manifestaciones o demandas afectivas fueron quizá tempranamente desvalorizadas, no tenidas en cuenta, humilladas, censuradas, reprimidas, disciplinadas, castigadas, o de otra manera abofeteadas.
    Y Ud, muy sensible al respecto, generando intenso dolor tanto el amor recibido como la expresión de sus sentimientos y necesidades de afecto, aprendió a reprimirlos considerándolos un problema, dadores de dificultades, algo irrelevante, una debilidad a dominar, una vergüenza, algo que es mejor ocultar, que no se note ni trascienda.  Así llega inclusive a negar sus sentimientos.  Con el tiempo esa negación o censura continuada le llega a desconectar de los mismos al no atenderlos, hasta culminar en un desconocimiento nefasto de sus propias capacidades, conductas y necesidades amorosas.
    Las frases siguientes resumirían este tipo de experiencias por las que pudo pasar:  "te quiero si... (una condición), o, si me quieres entonces haz esto por/para mi", "qué malo eres!", "los hombres son duros", "tu amor no me importa!", "no te quiero", "no me quieres lo suficiente, tu amor no me alcanza", "esfuérzate más si quieres que te quiera", "te amo pero... hay algo/alguien que amo más y te postergo", "el que te quiere te hace sufrir", "no me molestes con tus sentimientos!".

LA PAREJA DE LOS PADRES.
    Por otro lado pudo marcarle profundamente la relación afectiva y el tipo de pareja que tuvieron sus padres entre sí.  O sea, la pareja de ellos fue problemática, difícil, infeliz; signada por los matices del amor negativo, o mejor dicho del amor mal entendido.  Pudo experimentar entonces el sacrificio, el sentido de obligación, la autoinmolación, la humillación, la anulación del yo y la propia vida, el padecimiento ineludible, posturas irracionales por las creencias, los juegos de víctima y victimario, la ausencia o distancia, el abandono, la mentira, la traición, la enfermedad, la adicción, o el secreto, como los sellos que caracterizaron la relación de pareja y afectiva de sus padres.     Imbuido pues de estos negativos modelos de pareja y/o amor que aprehendió por experiencia propia en su etapa formativa, tenderá a perpetuarlos (inconcientemente) a lo largo de su vida.
UNO DE LOS PADRES.
    Asimismo cabe la posibilidad de que uno de los padres haya sido una persona afectivamente tan demandante, o para quien sus propias vicisitudes afectivas﷓amorosas ocupaban tanto espacio, estaba tan centrado en ellas, que no dejaban lugar para las necesidades ni expresión afectiva de otros miembros de la familia, ud incluido.

ES LANZADO A LA VIDA.
    El resultado de lo precedente (las carencias afectivas, las experiencias o modelos afectivos negativos) es en última instancia la ausencia de autoestima, la falta del verdadero y genuino amor propio.  Todo un libro podríamos escribir acerca de la importancia del amor propio, pero a modo de brevísima síntesis digamos que el amor propio es la base necesaria para cualquier otra relación de amor auténtico en la vida, sea ésta la pareja, seres queridos, u otros vínculos.  Que quede bien claro que amor propio bien entendido no es narcisismo, y es el polo opuesto del egoísmo.
    Como a su vez el amor es una necesidad vital en el ser humano y no podemos vivir sin él, las privaciones afectivas sufridas le han hecho idealizar el amor y los lazos sentimentales.  Se lanza pues luego en la vida, a saciar su hambre de afecto buscando amor en otras personas, relaciones, en la pareja, etc.  Pero ese vacío original nadie lo va a poder llenar satisfactoriamente, porque ninguna otra persona puede (ni debe tampoco) darle lo que necesitaba de las figuras parentales.
    A la vez, debido a la ausencia de modelos afectivos positivos, no sabe como son las relaciones satisfactorias y benignas en los sentimientos; siendo lo más probable que sin darse cuenta, inconcientemente, ud cometa errores que estropean la relación, o de otras formas de los pasos necesarios para reeditar las experiencias afectivas primarias, que al fin y al cabo es el terreno que conoce!

SU VIDA AFECTIVA﷓AMOROSA.
    Hambriento de afecto, idealizando el amor, soñando con la pareja redentora, se aboca pues a concretar una relación personal, estrecha, íntima, de amor o pareja.  Mas poco realista, cegado por sus propias necesidades (arcaicas y seguramente inconcientes), cargando a la otra persona con sus propias proyecciones, seguramente hará que la relación en cuestión de tiempo se convierta en algo doloroso:  una trampa, frustración, motivo de total desilusión, una obligación, un sacrificio, un engaño, un encierro sin libertad, una pérdida de identidad, un continuo padecimiento, una enfermedad, u otras penosas vicisitudes.
    Pero hay amor se dice, por eso hay que aguantar, hay que tratar de superar (aceptar) estas espinas porque no existen rosas que no las tengan; y se dice "no soy lo suficientemente bueno por eso voy a esforzarme más, quizá las cosas mejoren; sea como sea tengo este amor, mucho peor sería no tener nada".
    Obviamente nada mejora; mas bien todo sigue igual y peor. Y Ud sigue aguantando, sufriendo, hasta somatizando.
    Hasta llegar a un cierto punto donde el sufrimiento y la negatividad se vuelven insoportables, un punto donde el amor produce tanto dolor que no se puede seguir aguantando si se quiere seguir viviendo.
    Ese dolor es generado por no poner Ud límites en su relación dónde, cuándo, cómo y con quién debía ponerlos; es también consecuencia de concederle sin darse cuenta al ser querido un poder total sobre ud y dejarse influenciar indiscriminadamente por esa persona; es consecuencia de la falta de amor propio, de intentar encontar afuera (en otra persona) lo que no tiene dentro de sí.
    Repetimos, así es como llega luego a instancias afectivas (sobre todo de pareja) complejas, entreveradas, caóticas, adictivas, ocultas, que conllevan secretos, signadas por el desengaño, el abuso, la enfermedad, el sometimiento, la anulación de uno, la desvalorización, la victimización, el abandono, la culpa o similares.

SEGUNDA FASE.
    Llegado al extremo doloroso, sea por actuación personal o del "destino", esas penosas vivencias llegan a un final.  Entonces Ud muy sensible desde el punto de vista afectivo, muy herido, siente que eso acontecido es lo peor que puede pasarle y decide que en adelante nunca más ocurrirá algo ni de cerca semejante.  Posiblemente ponga distancias en sus lazos de afecto, o entre en un período de soledad, de no compromiso ni intimidad.
    Se dice (hasta parece convencerse a sí mismo) que es estar mejor solo, que no precisa de nadie, que el amor es un problema y solo sirve para problematizarle, que no tiene suerte ya que siempre atrae personas complicadas, u otros rebusques mentales para justificar su postura de negación al afecto o la pareja.  Elabora fuertes defensas en los afectos; mas ninguna defensa tiene sentido si no hay una vulnerabilidad, un punto sensible, que salvaguardar.  En realidad lo que hace es reprimir una parte de su ser.
    Mas no por reprimido deja de existir! por el contrario va juntando presión hasta llegar esas necesidades a un volumen crítico que en cualquier momento, frente a vivencias que quizá no lo justifican, se desbordan sin control.  O imperceptiblemente comenzaría a entrar en otro vínculo afectivo donde termina repitiendo la historia, al anularse por afecto, no ponerse ningún límite, y concederle al ser querido un poder total sobre Ud.
    Hasta que esa persona nuevamente le falla, le deja, traiciona, complica, etc; o ese desborde afectivo compulsivo le trae problemas y le duele como lo peor.  Entrando en una nueva negación y represión, para seguir perpetuando estos círculos viciosos de amores devoradores y soledades que se alternan.

LA CADENA SE PUEDE ROMPER.
    Cuando reconozca su hambre de afecto y asuma que difícilmente nadie ni nada exterior podrá saciar esas necesidades ni curar las muy viejas heridas afectivas que aún en su interior sangran, habrá dado un importantísimo paso en el proceso de convertir sus demonios internos en fuerzas positivas.
    Luego tendrá que contener con compasión, cariño y paciencia a ese niño interior que tiene el corazón herido, que no ha sido amado.  O sea, deberá hacer surgir desde la parte más madura de su ser el verdadero amor propio, que aún yace intacto, y desde esa parte más madura aliviar, amar, y ayudar a crecer a su niño interno.  Ese amor es por esencia incondicional, sano, positivo, curativo.  Entonces, en sintonía armónica con lo profundo de su corazón, vivificado por el Amor, integradas esas dos partes, vivirá relaciones afectivas plenas, muy especiales.

OTRAS POSIBILIDADES EN LOS AFECTOS.
    Transitando el sendero afectivo podrían presentarse otras situaciones en apariencia distintas, aunque las motivaciones de fondo serían las mismas.  Por ejem. su ideal amoroso sería reclusivo y excluyente, intentando que Ud y su pareja estuvieran solos, aislados, lejos del mundanal ruido, para poder sentir que se impregnan recíprocamente en las emanaciones energéticas de su afecto; en su sentir un amor así está a salvaguarda de amenazas externas.
    Eventualmente pudiera ser muy renuente a manifestar pública y abiertamente su amor o sentimientos; mas bien tendería a esperar alguna manifestación de la persona querida que le brinde la seguridad que necesita para Ud expresar sin temores su afectividad, lo que realmente siente en ese plano.  Y en plan de lograr esa inicial manifestación de la otra persona, puede incurrir en actitudes bastantes sesgadas o manipuladoras sino se vigila.  Además, en la seguridad de la intimidad se muestra dulce, afectuoso, sentimental, tierno.
    O incurriría en amores de neto corte narcisista, que halagan el ego superficial, la vanidad, muy satisfactorios en su periferia, pero que no calan más hondo para evitar posibles sufrimientos.     O amores ocultos, aunque más no fuera en la fantasía.  Asimismo puede amar lo oculto, sutil, lo difícil de captar, lo intangible, lo nebuloso.
    Asimismo es digno de comentar la marcada propensión a sublimar los afectos, idealizarlos en el sentido de espiritualizarlos, tendiendo a trascenderlos, que hagan de puente a lo espiritual sino es que la espiritualidad (o ideologías) juegue su papel allí.  Cuando la espiritualidad es bien entendida y no es excusa para enmascarar los traumas sicológicos, cuando las elecciones personales en este ámbito de los sentimientos son realmente libres, pudiera llegar a amores signados por la compasión, la entrega total, el sacrificio, la renuncia, la abnegación.  Pero que no se confundan con las mismas actitudes cuando son motivadas por la falta de amor propio, o el ponerse en víctima para recibir alguna compensación.

LOS AMORES IDEALES...
    merecen algún comentario más.  El amor puede ser asimismo idealizado como consecuencia de las frustraciones afectivas de su pasado:  ante la realidad dolorosa e insatisfactoria se refugió en las rosadas imágenes que su fantasía proporcionó, así como en los anhelos de un amor espiritual de total fusión.
    Como consecuencia es un enamorado del amor que se prenda más de la imagen, del ideal amoroso, de la relación, más que de la persona de carne y hueso con su realidad.  Por ello, al prendarse del alma del ser amado con sus mejores potencialidades (reales para Ud), soslaya simultáneamente las realidades objetivas, externas, y mundanas, que generalmente al cabo de un tiempo hacen "aterrizar" el vínculo problematizando la relación; a la vez, al priorizar el amor que Ud siente independientemente de lo que sienta el ser amado y obviando la personalidad del otro, tiende a vincularse con parejas luego inadecuadas por lo inexpresivas, frías, no dadoras, carenciadas, incapaces de amar.

LA SOCIABILIDAD AFECTADA.
    Otros diversos tópicos pudieron, al igual que los afectos, verse tempranamente traumatizados.  Enfocamos ahora lo social, las relaciones con los demás en general, los vínculos mundanos, los contactos que la vida civilizada trae, el trato con los otros, con "el otro/a" por contraste con uno mismo.  Pues de alguna manera en sus primeros años la sociabilidad se vio estropeada, no propiciada, desvalorizada, estigmatizada, censurada o disciplinada, dificultada, no estimulada, brilló por su ausencia, o los modelos que recibió al respecto fueron negativos.
    Muy sensibilizado al respecto, tiende luego a rehuir los contactos mundanos por encontrarse incómodo en ese desenvolvimiento; o los vive con culpa, como una carga u obligación.  Pero le importan sobremanera, así que puede empezar el juego de opuestos manifestándose sumamente sociable, con trato fluido, simpático y seductor; hasta que surge algún problema y como le duele mucho, se retrae y no quiere más en adelante nada semejante.
    O sino, ya que nadie puede abstenerse totalmente de relacionarse con otros, surgiría una actitud defensiva de marcada sociabilidad, pero sofisticada, artificiosa, no de fondo, que a modo de camuflaje le sirve para aislarse y disimular sus defensas, su no entrega.

DIFICULTADES CON LO FEMENINO.
    Lo femenino en el sentido de seducción, erotismo, buenas maneras, suavidad, delicadeza, aceptación, quizá se vio adversamente afectado, sea por la madre u otras mujeres allegadas que encarnaron negativos o dolorosos modelos, sea porque esas cualidades en Ud se vieron censuradas, desvalorizadas, no bien tratadas, castigadas, descuidadas, coercionadas.
    El resultado es confusión e inseguridad con la femineidad, tendencia a rehuir lo femenino, o sentir difícil un relacionamiento fluido y natural tanto con mujeres, como con los aspectos femeninos que yacen en su siquis, y que todos en alguna medida tenemos (el "ánima" en el lenguaje de Jung).  Nuevamente un juego de opuestos que no siempre es conciente se presenta:  evitar la intimidad con mujeres, para luego dejarse avasallar; o en sí mismo reprimir los aspectos considerados femeninos, negarlos, hacer que no existen, para que luego le abrumen, surjan compulsivamente o de forma perniciosa.
    Así la historia se repite, hasta que no concientice esta dinámica, y comience a admitir que masculinidad y femineidad no son excluyentes; es decir que Ud, siendo hombre alberga también en su interior una potente fuerza femenina que asimismo forma parte de su ser total.  Atender con cuidado y empatía esta parte suya lo volverían un hombre más completo, seguro, sensible, vital, feliz.

PAZ ADVERSA.
    La calma, la paz, la tranquilidad, la armonía; los acuerdos, compromisos, transacciones, constituyen otros asuntos que pudieron verse tempranamente lesionados.  De alguna manera experimentó de forma directa o encubierta que esas vicisitudes eran malas, daban dolor, eran falaces, ilusorias, aparentes, no se cumplían, eran mentira, le desilusionaban o de otra cualquier manera le hacían doler.  Sino es que se le imponían a la fuerza de forma ineludible.
    Por eso algo profundo en su interior no siempre conciente le lleva a evitar ese tipo de vivencias.  Y cuando se le presentan en la vida, como no ha tenido una "escuela" positiva al respecto, posiblemente se desenvuelva mal en ellas, le hagan sufrir, o terminen de forma adversa.

LA BELLEZA.
    El sentido estético, la apreciación de la belleza, el arte, la moda, la decoración, el adorno, u cualquier otra vehiculización de la estética, quizá se vieron en sus primeros años descuidados, no atendidos como debiera, desvalorizados, censurados, reprimidos, disciplinados, considerados como malos o motivo de problemas, algo a soportar o un padecimiento.
    Así que puede terminar reprimiendo esos valores, vivencias y necesidades; negarlos, hacer que para Ud no cuenten, considerarlos una debilidad, un foco de complicaciones, algo que quizá sea mejor mantener oculto, sino es que los vivencia con una carga de culpa.  Ud tiene real talento artístico o estético, mas como tiende quizá a denigrarse en ese sentido, pudieran quedar en la oscuridad de la intimidad o sin trascendencia mayor estas realizaciones.
    En algunos casos lo estético es vivido como algo ineludible, como impuesto.  Es que también la belleza puede experimentarse sin límites, irrumpiendo en la existencia de forma descontrolada, compulsiva, desbordante.
    Convenientemente canalizadas estas fuerzas reflejan el "pathos" (padecimiento, pasión) artístico que puede vivir, al sublimar los sufrimientos personales en la emoción estética o alguna forma de la plasmación artística.

EL PLACER Y LAS FACILIDADES.
    También otros aspectos fueron tempranamente lesionados.  Por un lado aparece la alegría, el contento, la diversión, el placer, tanto por sus actitudes al respecto como por circunstancias concretas de esa naturaleza, aquello que hace más grata o feliz la existencia, la capacidad de disfrutar, de gozar; por el otro lado aparece la comodidad, la indolencia, las actitudes facilistas.  Pues estas cuestiones se vieron desvalorizadas, inhibidas cuando no reprimidas, censuradas, notoriamente disciplinadas, juzgadas adversas, indignas, dadoras de sufrimiento y problemas, o teniendo altos costos.
    Por ello posiblemente no pueda vivir esas situaciones con plenitud, sea porque surge un sentido de culpa, porque tenga que compensarlo con un esfuerzo, por considerarlas malas, una frivolidad, un motivo de vergüenza, porque no se siente cómodo sino mas bien las padece, porque inconcientemente tiende a estropearlas, porque requieren un sacrificio compensatorio, u otras valoraciones semejantes.
    Y nuevamente aparece el juego de los opuestos.  Tiende a reprimir y negar la alegría, la diversión, el placer, la sensualidad, etc, hasta que en un momento dado irrumpen descontroladamente en su vida, las vive de forma desmesurada y excesiva.  Claro está, esa misma compulsividad, ese no estar familiarizado con ese tipo de conductas y experiencias, hacen que nuevamente ocasionen problemas y dolor que a Ud le afectan en grado sumo y considera que es lo peor que le puede ocurrir.  Siente eso como una debilidad o punto vergonzoso que debe controlar, yendo entonces nuevamente al anterior extremo autorepresivo y negador.  Lógicamente, en cuestión de tiempo, la historia tiende a repetirse.
    En ciertos casos, como esas cualidades forman parte de su sombra, quizá las vive de forma muy pronunciada pero es incapaz de reconocerlas en sí mismo; eso sí, las ve de forma aguda en otras personas, y es motivo de disgusto!
    Alerta pues a seguir una línea de conducta inconciente donde se hace lo más fácil, lo más cómodo, lo más lindo, lo mas divertido, considerando sólo la grata apariencia del presente, ya que en esas actitudes (sus enemigos o debilidades ocultas) yace el origen de las dificultades que quizá más le duelen.

CUANDO ESTA SOLO.
    Cuando está solo, o con personas de suma confianza y gran intimidad, es que puede bajar sus defensas habituales y mostrar cualidades que en lo cotidiano no se notan demasiado.  Es cuando está solo que conviene dejar fluir lo que tiene reprimido, sintonizarse con su inconciente sin censurarlo, para con cariño, compasión y tranquilidad, poder sanar sus arcaicas heridas y carencias, y poderlas integrar positivamente desde su parte más madura a su ser total.
    Antes que nada, para Ud estar solo no es sinónimo de soledad.  Puede pasar bien estando solo; inclusive llega a amar su soledad, permaneciendo así por prolongados períodos.  Mas asimismo es en la intimidad de lo doméstico o en soledad que afloran sus más tiernos sentimientos, su afecto, su amor, sus necesidades sentimentales.  Es fundamental en soledad darse amor, desarrollar el amor propio auténtico.
    Como surge lo mejor desde el punto de vista afectivo cuando está sino solo en privacidad, con pocas personas y de confianza, sería muy conveniente desarrollara una "red" de vínculos íntimos donde pudieran plantearse sin temores las necesidades de cada uno, red que brinda seguridad, empatía, sentimiento de pertenencia y de unidad.
    También cuando está solo puede dedicarse a actividades estéticas o artísticas.  O dejar aflorar su comodidad, sus ganas de divertirse o pasar bien, de no complicarse, permitiéndose cosas que pudieran ser perniciosas, que dudaría antes de manifestarlas abiertamente a otros, u otras actitudes muy autoindulgentes ﷓aunque adversas﷓ en lo privado (adicciones, excesos de comida o golosinas, compras suntuarias, gastos en placeres, cosas bellas, etc), cuyo sentido es compensar las insatisfacciones afectivas.
    Cuando está solo quiere paz, tranquilidad, buenas relaciones, que le sigan la corriente, y quizá no repara en los medios para lograrlo.  Alerta, a la larga no resulta.
    Es también cuando está solo que puede asumir otra de sus debilidades ocultas que es una importante dosis de materialismo inconciente.

SUS FUERZAS OCULTAS.
    Cuando sane sus viejas lesiones afectivas, respecto del amor, la pareja, y las relaciones con los demás en general, asumiendo y abrazando con paciencia esas dificultades que se le imponen superar cual destino ineludible, es que irán transformándose en sus fuerzas ocultas, positivas, que conducen a una mayor plenitud y crecimiento individual.
    Surge así su gran sensibilidad para con los sufrientes (enfermos, carenciados, necesitados), ya que empatiza con facilidad; con suma compasión, buenas maneras, afabilidad, calidez, es capaz de ayudar a quien lo necesite llegando hasta la abnegación, el sacrificio, o la renunciación (personal, de cosas, situaciones, etc).  Mas alerta (insistimos), que estos eventuales sacrificios sean hechos con total libertad, y no fruto de compulsiones, de conflictos internos no o mal resueltos, ni de la falta de amor propio.
    Sin duda su capacidad de dar es muy grande, sobre todo en los afectos; es una de sus fuerzas interiores.  Mas alerta porque puede ser tan grande (condicionada por su pasado) que no deja espacio para el recibir de otros, siéndole casi imposible hacerlo, como si fuera algo inmerecido o malo!  Positiva sin dudas esta cualidad cuando no sólo de a otros, sino sea en igual medida capaz de darse a sí mismo lo que necesita; entonces podrá recibir gozosamente de los demás.
    La serenidad, la calma, la ecuanimidad, y por supuesto el afecto o amor, surgen en medio de las crisis que la vida le presente, conformando una fuente de seguridad interna, que los demás pueden captar.  Aunque en una primera instancia lo más probable es que los problemas que le tocó vivir le hayan obligado a activar esas cualidades que yacían latentes en su interior.
    La pareja, el amor, seres queridos o amados, en algún caso un socio eventual, pueden ser fuentes de seguridad y dadores de respaldo cuando se vea embretado en situaciones difíciles e ineludibles.
    En el caso de ayudar a otros, sentiría una particular inclinación en llevarlo a cabo cuando se trata de problemáticas afectivas, de relacionamiento, sociales, donde haya que poner paz, un equilibrio.
    Su talento artístico﷓estético es una de sus fuerzas que puede surgir cual aroma que destila, como fruto de la alquimia que elabora las heridas del pasado, las grandes pruebas y disgustos.
    Tanto el amor, los afectos, como la belleza, pueden inducirlo hacia la espiritualidad, el misticismo, la trascendencia, la vivencia de la fusión o unidad cósmica; es decir, son facilitadores en ese camino.  O con otras palabras, tiende a identificarse con los rostros del amor y la belleza de la divinidad.


Inicio | BIODECODIFICACIÓNASTROLOGÍA/Carta Natal | TERAPIA FLORAL | Consultas | Novedades | Material de Biodecodificación | Material de Astrología |

Material de Astrología Horaria | Libro gratis | Videos¿Quién soy? | Enlaces | FacebookContacto

Copyright Javier Aragone 2015


Sitio diseñado con: EditorWeb.todouy.com