BIOCONSULTORIO     /     ASTROCONSULTORIO
Inicio
BIODECODIFICACIÓN
ASTROLOGÍA
TERAPIA FLORAL
Consultas
Novedades
¿Quién soy?
Enlaces
Facebook
Contacto



Responsable:
Javier Aragone


 
Volver Volver
Material de Interés > Astrología
 
ECLIPSES, DESASTRES, NOTICIAS Y REALIDADES

    Cada tanto los medios ponen el tema de los eclipses sobre el tapete, especialmente cuando son visibles en zonas habitadas del mundo, y más especialmente aún si esas zonas son por algún motivo importantes.  Junto al hecho astronómico casi ineludiblemente también presentan toda la sarta de calamidades y desastres que sobrevendrán en breve y por su causa, según la opinión de adivinos y astrólogos de lugares remotos que las noticias internacionales presentan como eminentes profesionales.
    En consecuencia recibo siempre una cantidad de consultas y comentarios de personas inquietas y atemorizadas por esas profecías, porque así se las presenta, en busca de corroboraciones.  No vaya a ser que por incurrir en la consabida “negación” sicológica luego el cielo se les vino encima como en el clásico cuento.  Les hago las explicaciones del caso.  Las entienden cabalmente y con otra óptica ya, dejan el miedo, inquietud, angustia o la negatividad catastrofista atrás.  Y el mundo sigue andando, a pesar de todos los eclipses habidos y por haber.
    Es que hay una serie de mitos y realidades acerca de los eclipses que vale la pena aclarar.  Porque acá está pasando como con los hoax en internet, se mezcla una parte de verdad, una parte de imaginación personal, y otra de suposiciones o creencias hereditarias, y sale una mezcla que corre como pólvora para tomar los recaudos del caso.  Con el resultado final que al final no pasa nada porque alguna de las premisas de arranque es, aunque muy bien camuflada, defectuosa o simplemente irreal.

    EL HECHO FÍSICO DEL ECLIPSE
    Un eclipse es una Luna Nueva muy especial, porque esta conjunción del Sol y la Luna se hacen no solo en el mismo grado y minuto zodiacal sino además sobre la eclíptica, la cual por eso mismo toma su nombre como “linea de los eclipses”.  El resultado de esta doble combinación es que el cuerpo físico de la Luna pasa por delante del del Sol y lo oculta durante un breve tiempo.  Ocultamiento que puede ser total, parcial o anular, dependiendo en ese momento de la distancia de la Luna a la Tierra, pues como sabemos la órbita lunar es elíptica y no siempre la tenemos a la misma distancia; y también dependiendo de la declinación de ambos luminares.
    En cuanto a realidad física es bien sabido y usado desde siempre la correlación entre las mareas y la Luna y especialmente con la Luna Nueva.  Con más razón también con los eclipses que consitutuyen una más fuerte Luna Nueva.  No es raro pues que la habitual influencia gravitacional de una lunación sobre las masas de agua se vea aumentada en los eclipses pudiendo además afectar las placas tectónicas, en particular en las zonas donde el eclipse es visible (y también en las antípodas).  Esto es en las zonas donde cae el cono de sombra del eclipse.  Así, si el cono de sombra del eclipse cae en zona propensa a fenómenos telúricos como terremotos, sismos, aludes, inundación, etc, es muy posible que excite la producción de los mismos.  Pero aclaremos que si en esos lugares nunca los ha habido, por muy cenital que sea el eclipse allí no va a hacer aparecer de la nada terremoto ni sunami alguno.  Porque hay una correlación confirmada entre zonas sísmicas y eclipses, cuando su influencia cae sobre esas zonas.
    Lo que también hay que tener en cuenta es que no todos los terremotos o similares fenómenos de son debido a eclipses.





    LA MALA FAMA DE LOS ECLIPSES
    Como el Sol representa la vida (de hecho la hace posible sobre la Tierra), el éxito, el poder, el rey o monarca, el presidente de un país o institución, y toda persona preeminente y afamada, cuando su luz es abruptamente interrumpida durante el día cual si un apagón celeste ocurriera, la lógica analogía es que el flujo de la vida se corta, que se oscurece o cae el poder del personaje, que lo que estaba gozando de fama o plena luz se apaga por causas adversas, y así sucesivamente.  En su extremo es muerte, especialmente de personas encumbradas, pérdida del honor, la fama, la riqueza, el poder.  Este sentido antivital en lo colectivo ocasiona desgracias, peste, plagas, epidemias, hambruna, pérdida de cosechas, inundaciones o calamidades similares.  En realidad muchas veces así ha acontecido al paso de un eclipse.  Pero no siempre, que quede bien claro.  Un eclipse puede acarrear calamidades, pero no todos los eclipses traen calamidades ni todas las calamidades vienen por eclipses.  hay otras configuraciones planetarias que llegado el caso también las pueden ocasionar.
 




    TRADICIÓN Y REALIDAD
    La maldad consuetudinaria y sin remedio de los eclipses viene dada por la tradicion astrológica.  Si bien esta tradición, fuente y base de conocimientos insoslayables, que se la viene revalorizando y rescatando del olvido técnicas y conceptos tan aplicables hoy día como antaño, no obstante no todo lo que viene amparado bajo su manto debe ser tomado sin más como artículo de fe, aunque se lo venga repitiendo al modo de un eco a través de los siglos.  Todo avanza y hay siempre que verificar con los hechos.  En la medicina por ejemplo, por muy tradicional y secular que haya sido el uso de las sanguijuelas hoy a nadie se le ocurre hacer sangrías, ni tampoco se dejan de usar los antibióticos ni el refinado instrumental quirúrgico de hoy día porque no lo había en la antigüedad.
    Con esto quiero decir que no todos los eclipses son malos como la tradición afirma.  Para que lo sean primero de nada el mismo eclicpse como Configuración Universal debe estar malamente aspectado, o acompañado de otras configuraciones adversas, y colocado en lugares privilegiados del cielo (como los ángulos de la carta, casas maléficas, etc).  Eso en cuanto a lo colectivo, político o mundial.  En lo personal el eclipse debe sumarse a otros factores que en la carta individual o natal estén activando una mala disposición, sea en lo profesional, económico, emocional o enfermedad.  Entonces sí produciría verdadera adversidad y fatalidad.
    Se deben reunir entonces unos cuantos requisitos para que un eclipse produzca todas las zozobras que en general se anuncian con ellos.  Cosa por otro lado que no es tan frecuente, ni en lo colectivo ni en lo personal.
    En consecuencia si el eclipse no está mal configurado no es malo.  Y si está bien configurado inclusive es propulsor de eventos positivos.  En general y en una carta personal, los eclipses son activadores que crean un telón de fondo con los asuntos de la casa de la carta natal donde caen, sobre todo si conjuntan o se oponen a planetas allí ubicados.  Esto no es dogma, es verificación con los hechos que cualquiera que practique la astrología lo puede hacer.
    En síntesis, no todos los eclipses son malos.  Para que lo sean tienen que estar mal configurados en el cielo del momento, caer en casas de por sí maléficas en una carta personal, o activar planetas o configuraciones ya adversas en una carta, sea natal, de un país o un gobierno.





    LA DURACIÓN DE SUS EFECTOS
    Viejos aforismo en la tradición astrológica aseveran categóricamente que los efectos de un eclipse de Sol duran tantos años como minutos toma el eclipse en producirse desde el inicio de la ocultación solar hasta el fin de la misma.  Como la duración de un eclipse es variable y puede ir desde casi los 2 minutos hasta casi los 8, los efectos durarían desde un par de años hasta casi ocho años.
    Por otro lado se producen al menos dos eclipses solares por año, pero hay años en que se producen cinco.  Si cada eclipse produce efectos que duran años, y al menos cada seis meses hay uno, hay una superposición de efectos de eclipses, todos nefastos.  Todos los males del mundo serían efectos así de algún eclipse, sea del último, de uno que ocurrió hace cuatro años, ¿o será del que ocurrió hace año y medio? vaya uno a saber.  Telaraña nefasta de la cual nunca saldremos, porque a los pocos meses siempre habrá un nuevo eclipse por delante para agregar otra hilera de años de desgracias a las anteriores.  Esto no tiene lógica.
    Lo que sí también postula la astrología, tiene lógica y es verificable, es que una Configuración Universal dura hasta que cumpliendo su ciclo completo vuelve a repetirse idéntica otra vez.  Esto es que una Luna Nueva, dura hasta la siguiente Luna Nueva; un año solar dura hasta que se inicia el siguiente, la carta de pronóstico anual del Ingreso del Sol en Aries dura hasta el nuevo ingreso en el año siguiente, los efectos de la conjunción Marte-Saturno duran hasta que vuelvan a conjuntarse en algo más de dos años, y así sucesivamente.
    Por ende los efectos de un eclipse solar duran hasta el siguiente eclipse solar, que puede ser de unos pocos meses hasta un máximo de seis en que inevitablemente se forma ya otro eclipse.  No hay otra.  Fácilemente verificable además.

    RESUMIENDO
    Primero que nada recomiendo no dejarse influenciar ni entrar en las ondas catastrofistas que suelen aparecer cada vez que hay un elicpse.
    Ponderar con fuentes confiables la real influencia de ese eclipse en particular, para ver si hay que tomar recaudos.
    No todos los eclipses son malos.  Por el contrario, algunos son positivos, pero dependen de lo que activan en cada caso particular.
    Sus efectos no duran años.  A lo sumo unos seis meses, cuando no menos.  Duran hasta que se produce el siguiente eclipse.
    Así que cuando vuelvan a darse las próximas noticias de calamidades por el elclipse de Sol a producirse en tal lugar, único por tales y tales características (como es lógico, cada eclipse es único), no se deje desasosegar en vano.  Tiene ya la información necesaria para ver las cosas de otra manera.


25 de julio de 2009

Inicio | BIODECODIFICACIÓNASTROLOGÍA/Carta Natal | TERAPIA FLORAL | Consultas | Novedades | Material de Biodecodificación | Material de Astrología |

Material de Astrología Horaria | Libro gratis | Videos¿Quién soy? | Enlaces | FacebookContacto

Copyright Javier Aragone 2015


Sitio diseñado con: EditorWeb.todouy.com